Red de Telecentros de Asturias

Logotipo del Gobierno del Principado de Asturias
e-Asturias 2007
Red de Telecentros de Asturias
Internet y Familia - Super Portal
Estás en > Inicio

Internet y tú: Esta es tu historia

 



Recogemos aquí la selección de las historias recibidas con motivo del Día de Internet. Más de 300 personas habéis plasmado aquí vuestros testimomios sobre cómo cambió vuestra vida con Internet. Muchas gracias por haber respondido a nuestra convocatoria. Esperamos que disfrutes con el resultado. ¡Encuentra tu historia!

Relatos ganadores:

  • El hilo rojo". El hilo rojo es una leyenda oriental, una preciosa metáfora del interés compartido y de la unión de los sentimientos. Según esta leyenda, todos los seres humanos destinados a estar unidos por un vínculo afectivo especial e intenso permanecen desde siempre ligados por un hilo rojo, una hebra que se estira y se encoge pero nunca se rompe. La metáfora es perfectamente aplicable a lo que es Internet, sobre todo para a los que les ha ayudado a encontrar a quien está en la otra parte del hilo rojo. Éste es mi caso, bueno el nuestro, el de nuestra pequeña familia, que también gracias a Internet, formamos parte de una gran familia, la de los padres adoptivos. Es evidente que gracias a Internet se han originado grandes amistades, en nuestro caso gracias a una lista de correo, en la que entras en contacto con miles de familias que han adoptado o están en proceso de adopción. Se puede recibir toda la información de primera mano sobre la adopción internacional y, por supuesto, compartir tus inquietudes sobre este tema. En primer lugar entramos en contacto con un grupo de asturianos con los que compartimos las mismas ilusiones y también dudas. Mucho aprendimos de aquellos veteranos, que ya tenían con ellos a sus hijas-os, que estaban dispuestos a ayudar tan rápido como la velocidad de transmisión de la red lo permitía, a cambio de nada. Cada mes estábamos pendientes de las asignaciones y en las lunas llenas se encendían velas para que todo fuera perfectamente, el lema era la unión hace la fuerza. Llegó nuestro momento, nos comunicaron la asignación de nuestra hija. Tocaba preparar el viaje y gracias a Internet pudimos contactar con familias que tenían su asignación en la misma provincia de China y así viajar todos juntos. Ahí comenzó una nueva andadura, todo fue estupendamente y un grupo de seis familias nos fuimos hace este mes un año, a por nuestras hijas. Continuamos teniendo contacto con ellos, al igual que con nuestros amigos asturianos con los que en fechas próximas celebraremos nuestro primer aniversario con nuestras niñas ya asturianas. Por supuesto el contacto sigue siendo vía Internet, que seguirá siendo ese hilo virtual que nos une. Vivencia - Santa Eulalia de Morcín.
  • "En tiempo real". Sentado ante el ordenador veo cómo la barra de estado se va llenando. Entonces me acuerdo de mi primer cuarto oscuro en el váter de mi casa en Sama de Langreo. La imagen surgía del papel sumergido en el revelador a la misma velocidad que ahora se rellena la barra. Hace veintitrés años. Casi nada. Yo por entonces era un chavalete muy ilusionado (como todos los chavaletes). Mi pasión era la Fotografía. Así, con mayúsculas. En realidad hacía menos de una semana que había aprendido a revelar. Pero era mi religión; y ya me veía currando en un gran periódico y haciendo viajes a todas las zonas calientes del planeta. Bueno, digamos que la vida me ha llevado por otros caminos. Sin embargo, a día de hoy puedo decir que he conseguido (a veces mejor y a veces peor) vivir de la fotografía. Tengo mi propia empresa que se llama Bancoimagenes.com. (lo pongo por si se puede hacer publicidad). Siempre en Asturias, eso sí. Visto desde hoy me alucina recordar la cantidad de horas perdidas en aquel y en otros muchos cuartos oscuros. Horas y horas para conseguir una docena de copias positivadas de cualquier manera. Y luego, a toda prisa a la redacción o a donde fuera que se necesitaran. Normalmente en un coche de cuarta o quinta mano jugándome el tipo. Muy pocas de aquellas copias se iban para afuera de Asturias: un par de veces al mes mandábamos los originales (¡LOS ORIGINALES!) de algún curro que nos encargaban, a Madrid. Por paquetería de Correos. Alguna vez nos tocó mandar el domingo y teníamos que ir al Alsa. Incluso me acuerdo que una vez fui a Ranón desesperado y conseguí convencer a un tipo para que me los llevara. "Que sí..., que no se preocupe..., que va a haber alguien para recogerlos..., gracias". Hoy, ahora, cuando acabe de llenarse esta barra ya tendrán la foto siete clientes: la mayoría españoles. Pero una se va para Nueva York y otra para Osaka, Japón. Ramón - Siero.
  • "Mi pueblo es una gran ciudad". Cuando allá por los finales de los 60 irrumpió la televisión en mi casa, lo primero que preguntó mi abuela, fue que por qué ellos, los de dentro de la tele, no nos podían ver a nosotros; años más tarde llegó a nuestra vida el teléfono-fijo claro está-, y mi abuela volvió a decir que muy bien, que sí que nos oíamos, pero que no nos podíamos ver. Nos hacía gracia a todos, aquellas ocurrencias de una anciana. Pero qué mente más iluminada tenía aquella mujer, sabía por años y por todas las experiencias vividas, no por estudios. Nunca había salido apenas de Las Regueras. El abuelo sí que había hecho las Américas y sus cartas tardaban un mes en llegar, y su hijo las Europas y el correo tardaba menos, dos semanas. Abuela, si tú supieras... El año pasado tu bisnieta estuvo en Londres y hablamos con ella a diario y, sí, nos veíamos por una pantalla, y nos oíamos y todo. Tu pueblo es una gran ciudad, como lo oyes, no hay edificios altos, por suerte, ni autopistas, sigue habiendo muchos campos, árboles y vacas y abuelitos tomando el sol, la gente sigue yendo a la hierba en verano y a las castañas en otoño, pero esto no esta reñido con ser una gran urbe, tan grande que no te la puedes ni imaginar, hay museos, colegios, universidades, bibliotecas, grandes comercios, centros de ocio, no falta de nada. Tus bisnietos quedan cada tarde con cientos de amigos, pero te prometo que en el censo del Ayuntamiento somos menos que cuando tu estabas aquí. El milagro, abuela, se llama Internet, ¿Te acuerdas dónde estaba la casa del maestro?, pues allí hay un telecentro, y desde él, con una sala llena de pantallas y cables, y desde una silla con toda comodidad podemos ir a todas partes, leer lo que queremos, hacer la compra, escribir cartas a las que ya no les ponemos sello, ni eso gastamos, y que llegan a su destino nada más acabar de redactarlas. Hoy la gente ya no va a América, vienen de allí y hasta de Africa, y pueden ver las fotos de sus hijos en estas pantallas , l@s chic@s hablan con sus novi@s y los estan viendo a la vez, los pequeños juegan, los agricultores comprueban la extensión de sus tierras y hasta se pueden hacer trámites con Hacienda. En definitiva, podemos ser mucho más cultos y, sobre todo, mucho más libres. Dicen que esto se llama "democratización" de los medios de comunicación. Debe de querer decir que todos podemos llegar no sólo a ver información sino a producirla nosotros mismos. Esther - Las Regueras.
  • "El idioma de los mis nietos". Soy Emilio, vivo en El Valle de Carreño, me conocen por Mili Repinaldo o Mili el molineru. Estoy retirau de la agraria y tengo un molín de agua y rodezno que ye la debilidad de los que me visiten. La mi fía ye maestra de idiomas, trabaja en la Escuela Oficial de Idiomas de Gijón con tema del inglés. Un idioma desnococido para mí. Mi mujer y yo nos sacrificamos para que Carmen, mi hija, tuviese unos estudios y unas oportunidades que nosotros no tuvimos. Mi desconocimiento empezó a preocuparme cuando además del idioma que hablaba Carmen, me encontré con "otru idioma", el que hablaben los mis nietos, David y Elena. Ellos hablaben de bits, chat, messenger... decíenme " Güelu no toques nada de ahí ". Aquel demonio de máquina que había en la sala era intocable para mí. Encima los mis nietos hablaben de él y yo entendía menos que cuando la mi fía hablaba inglés. Eso me picó el amor propio, tenía ante mis ojos una barrera importante. Por aquellas fechas se había abierto el Telecentro de la Camocha en Gijón, y en el Ayuntamiento de Carreño se planteaban pedir un Telecentro. Organizaron un viaje para que los vecinos viésemos como era ese servicio y si nos interesaba o no. Vi el cielo abierto, me apunté, fui con vecinos, vecinas, concejales, concejalas, etc... a verlo. Quedé maravillao. Allí vi como un señor ojeaba un tractor Lamborghini de segunda mano, el tractor era de otra provincia, podía verse la foto, e incluso comprarlo, también había una señora mirando una página de recetas, etc.... Entonces me di cuenta de que Internet era como una puerta al exterior: o estabes o quedabes descolgao, fuera juego. Animé a la Corporación de Carreño a que pidiese el Telecentro. Hoy, bastantes años después, tenemos un telecentro urbano en Candás y 6 telecentros rurales en las aldeas. Yo me manejo vía e mail con la mi fía, e incluso con el Alcalde;  juego con los nietos; tengo les fotos del molín de mis antepasados en Internet y me visita mucha gente. Estoy en una aldea de Carreño, pero en contacto con cualquier lugar del mundo, y sobre todo, lo más importante: hablo el mismo idioma , o casi el mismo (no aprendo tan rápido), que hablen los mis nietos: el idioma de la tecnología y la modernidad. Emilio - Carreño
  • "Mi válvula de escape". Para un jubilado de 75 años como yo, Fernando Sotodosos Ramos, Internet es, no es sólo la válvula de escape que libera el tedio de tantas y tantas horas de ocio, sino que contribuye a realizar mi afición de escritor. Fueron mis hijos, consumados informáticos, quienes me involucraron en el asunto: Unos cursillos y, al cabo de algún tiempo, navegaba cual Ícaro por las regiones del ocultismo, sin temor a ahogarme en un mar de dudas. Internet ampliaba horizontes a mis conocimientos, satisfacía mis consultas y agilitaba los medios de publicación de mis artículos y estudios literarios. El Telecentro II de Avilés me puso como protagonista en su Web, que me lanzó por las ondas galácticas, a merced de posibles cazadores internautas. Pensé que mi singular apellido erraría por los espacios siderales solitario, pero ¡oh, sorpresa!: Un homónimo galo, que responde como sotodosos@liber....fr, captó la onda. Raúl (Raoul, en francés) que este es su nombre de pila, me hizo saber que nuestro común cognomento proviene del pueblecito del mismo nombre de la provincia de Guadalajara, y que mi rama se afincó en el lugar del Alto Tajo denominado Morillejo. Él fue quien estimuló mi afición a la Heráldica y Genealogía, a través de Internet. No voy a presumir de pergaminos, porque mi apellido es plebeyo, pero sí de conocer mi árbol genealógico completo, a partir del Concilio de Trento que decretó registrar todos los sucesos sacramentales, en todas las parroquias de la Cristiandad. Raúl tuvo la gentileza de enviarme un CD-R, con todos los datos pertinentes a mi ascendencia, tomados de los libros parroquiales de la Inmaculada Concepción, del citado pueblo, desde el principio del siglo XVII, hasta el año 1903, en que fue bautizado mi padre, último Sotodosos de mi estirpe nacido en Morillejo. Datos que archivo en mi carpeta personalizada del Telecentro II de Avilés, con orgullo. Mi homónimo francés y yo nos comunicamos, a partir de entonces, con cierta frecuencia por Internet. A modo de posdata, debo añadir que, hace años sustituí el costoso correo postal por el electrónico con mis parientes de Canadá. Los cuales, de vez en cuando, me adjuntan fotografías de eventos sociales (bodas, bautizos, cumpleaños y comuniones) gracias a la excitante magia de Internet. Fernando - Avilés.
  
 
 

Otros relatos:

Página 1 - Página3 - Página 4

- "Un pequeño Telecentro" - Luis Manuel (Grado)

- "Herramienta de trabajo imprescindible" Oleg (Blimea - S.M.R.A.)

- "La historia de una immigrante" - Faviana (Villaviciosa)

- "Arranco, freno y arranco" - Silvia -(Gijón)

- "A través de la distancia" - José Luis (Salas)

- Mi negocio es diferente desde que utilizo las Nuevas Tecnologías" - Mary Cruz (San Tirso de Abres)

- "No uso Internet... Vivo en Internet" - Javier (Gijón)

-"Rural en Internet" - José Luis (Ribadesella)

- "Ganas de aprender a pesar de mi edad" - Mercedes (Ambás - Carreño)

- "¿Me cambió la vida Internet?" Amaya (Oviedo)


- "No podía ser de otra forma" - Elisa (Tineo)

- "Mi paso por la Informática" - Tomás (La Felguera - Langreo)

- "La Selva Amazónica" - Mario (Oviedo)

- "Las chicas del Telecentro" - Luisa María (Blimea - S.M.R.A.)

- "Mi vida en Internet" - Lucas (Cerredo - Degaña)

- "Unión en Internet" - Noelia (Cabranes)

- "Aprendiendo a vivir con Internet" - Félix (Grado)  

- "Hay un antes y un después de Internet" - Carmen (Benia - Onís)

- "Descarga diaria" -  Natalia (Gijón)

- "Internet como herramienta de cohesión territorial y participación ciudadana" - Ángel (Carreño)

- "Horas muertas" -  René (La Felguera - Langreo)

- "Internet, un amigo que te ayuda cuando lo necesitas" - Roberto (Soto del Barco)

- "Internet es un pañuelo" - Francisco (Avilés)

- "Mi gran herramienta" - Mª Dolores (Salinas - Castrillón)

- "E-mail a mi hijo" - Emilio (Biedes - Las Regueras)

- "La llegada de Internet a mi universo" - Ana María (Langreo)

- "Adicciones" - Enrique (Boal)

- "Construyendo eslabones culturales en una gran cadena: Red de Telecentros del Principado" - Andrea (Carreño)

- "Experiencia maravillosa" - María Oliva (Mieres)

- "Tiempos modernos" - Lorena (Grandas de Salime)

- "Relato de un jubilado" - Arturo (Cadavedo - Valdés)

- "Amor en la red" - José Fernando (Infiesto - Piloña)

- "Internet, qué mundo tan fascinante" - Luis (Noreña)

- "Trabajar en Red... con la Red" - Ana (Avilés) 

- "La alegría de una asturiana en el Telecentro de Valdés 2" - Mª Rosa (Cadavedo - Valdés)

- "Desde Asturias a la Ciudad de la Plata - Argentina" - Norma Clara (Candás - Carreño)

- "Internauta Santirseño" - José Ramón (San Tirso de Abres)

- "Atrapada en la Red" - Aitana (Ortiguera - Coaña)

- "La época maravillosa en la que vivo" - Diliana del Carmen (Gijón)

- "Internet me permite ahorrar" - Ana Belén (Avilés)

- "Con capacidad en la discapacidad" - Iván (Ferrero - Gozón)

- "Después de viente años" - Xurde (Candás - Carreño)

- "La ventana" - José Ángel (Gijón)

- "A pesar de la distancia" - Zoraida - (Cerredo - Degaña)

- "Abriendo puertas" - Román (Nembra - Aller)

- "Internet y la promoción de un servicio turístico cultural" - Juana (Carreño)

- "A por todas" - Carmen (Caravia)

- "Una historia de lo cotidiano" - Isabel (La Caridad - El Franco)

- "Gracias a ÉL" - Jorge (Salinas - Castrillón)

- "Comentarios de Pily" - Pily (Sama de Langreo)

- "Pipa la Encuentracosas" - Ángeles (Sama de Langreo)

- "Una herramienta indispensable en nuestros días" - Alberto (Cangas del Narcea)

- "Una nueva era para una bibliotecaria, gracias a Internet" - Mª Luisa (Bárzana - Quirós)

- "Un lujo en mi vida" - Eva (Grandas de Salime)




Fondo Europeo de Desarrollo RegionalFinancia: Gobierno del Principado de Asturias

Conforme